Levenhuk 2l microscopio ng

Para aquellos que no evalúan con la Oficina de Impuestos a través de la caja registradora, el libro de servicios no se considerará más serio. Siempre aquellos que decidan convertirse en vatowcami, y ofrecen materiales y ofrecen servicios, al verlos en la caja registradora como no residentes, colocarán ese libro en un lugar determinado. Es necesario encargarse del hecho de que perder el registro de servicio de la caja registradora debe contener consecuencias desagradables para el inversor. Especialmente y recordarán el lugar en el que un hombre de negocios intentará ocultar este formulario tanto a la empresa de servicios como a la Oficina de Impuestos.

El libro de servicios es esencial, ya que registra todo tipo de festivales y restaurantes. Actualmente, en la plataforma de los textos del sitio web, el representante de la Oficina de Impuestos puede decidir si el empresario estaba llevando los registros correctamente o no. Entonces, si se trata de perder o destruir el libro de servicios, no dude en notificar a la oficina de este caso. No solo informas el hecho de que el libro está perdido, sino también cómo sucedió. Sin embargo, este no es el fin de los deberes que un empresario debe recordar en tal forma.

También es importante que después de informar la pérdida a la oficina, llame a la compañía una caja registradora, un nuevo filtro que lleve a cabo el servicio y la revisión de la caja registradora. Su hombre nos dará un duplicado. Como vale la pena ver, tal compañía tiene el propósito de respaldar el libro. Pero si a lo largo de los años usa la ayuda de otras compañías de servicios, tiene que crear el hecho de que el folleto duplicado puede contener vacíos. Entonces, es decir, mantenga este registro para que siempre se considere a sí mismo en un lugar acogedor, no se lo puedan quitar o donde no todos puedan acceder a él.

En el caso de que el representante de la Oficina de Impuestos descubra que hay alguna irregularidad en el duplicado, puede ayudarlo, por ejemplo, por la necesidad de devolver el subsidio para la compra de una caja registradora. Además, si el propio empresario decidiera contar con la oficina como pagador del IVA, después de un caso así, seguramente sucedería que tendría que eximirse de esta forma de mantener registros.