Desarrollo de la economia y la tecnologia

Los empresarios que desean vender en su región están obligados a ver si tienen la obligación de tener una caja registradora. Para varias marcas, la cantidad a partir de la cual surge la obligación de registrar ventas mediante cajas registradoras o impresoras financieras es de solo 20.000 PLN. Dos tipos de dispositivos que registran ventas están disponibles en el mercado nacional.

Aceptamos cajas registradoras e impresoras fiscales. En la etapa temprana del ojo, se pueden esperar casi idénticamente. Difieren principalmente del hecho de que la compra de la caja registradora novitus bono es una empresa más popular, ya que no necesita estar conectada a una computadora. La impresora fiscal con el uso de software especial funciona con la computadora, debe estar conectada a ella, por ejemplo, mediante un conector USB. El recibo de una impresora fiscal no es diferente de un recibo de caja registradora y la prueba de compra realmente decide. En el caso de las impresoras, la única forma de archivar las ventas es la diferencia. En lugar del segundo rollo, las impresoras tienen tarjetas de memoria especiales integradas para proteger los datos. Al combinar una impresora fiscal con una computadora, puede aprovechar una serie de funciones útiles, como cuidar las ventas, generar informes, preparar declaraciones como productos de baja rotación o grandes vendedores. Es posible controlar adicionalmente a los cajeros individuales, para tratar su eficacia u honestidad y fiabilidad.Cada recibo de una impresora fiscal debe ser una compañía específica, NIP, número de recibo, una lista de artículos con una tasa de IVA, valor de venta, fecha, & nbsp; El número del cajero y el número de registro único.En los meses anteriores, los recibos, por supuesto, están relacionados con toda nuestra Lotería de recibos. Si no siempre ha recibido recibos de compra de vendedores, ahora todos los que contribuyen al sorteo y sueñan con ganar, recopilan escrupulosamente y ven sus recibos en el camino. La acción social seguramente asumirá el fruto deseado, y tal vez resista el hábito necesario de guardar el recibo.