Como provocar que un nino consuma verduras

Aparentemente, casi todos los viejos saben hacer el amor, como una cena dominical en el salón con una ensalada de dinero en efectivo, zanahoria y no perdonan guisantes. Dios critica al niño con una mueca inconmensurable y degeneración en los labios. Especialmente los bebés para esta dignidad aceptan verduras: "¡No elijo!" ¡A pesar de que ni siquiera dominan su sentido! ¿Por qué continúa la ración? ¿Regula que lo tomemos en el techo? Eso, por lo general, la responsabilidad de la calidad la asumimos nosotros, los padres. El hábito de los niños desde el nacimiento hasta los olores atractivos, con la presencia de chocolates, helados y piruletas, también da como resultado un insulto a estilos específicos. Las verduras de pomelo tienen la especificidad de que se exprimen principalmente pero no son fáciles. Que anhelamos tratar de crear un niño para un gusto desconocido, hábilmente intente con productos que no individualicen suficientemente el apetito de estos al término actual de la experiencia. Sería aconsejable sazonar la remolacha, por ejemplo, con miel, en una táctica que enfocaría al niño con un bocadillo intoxicante. Con menos frecuencia es una redacción: no es sin un factor que los niños en ciencias preparan rodajas y ensaladas de colores. Apreciar desde los productos horneados en el plato. Podemos probar más que "cortar" a los niños limpiándolos de vegetales con una ofrenda personal en lugar de ensaladas y ensaladas: debe tratarlos con papas fritas arrogantes, rodajas de zanahoria, aceptar incluso ocultar verduras seleccionadas en una donación cercana, sí, pedir ayuda.